Una historia de violencia (2005), de David Cronenberg

El canadiense David Cronenberg es, en mi opinión, uno de los pocos directores todavía en activo que ha logrado grandes cosas en géneros muy diferentes entre sí, a los que él ha sabido imprimir su personal impronta. Tanto la sci-fi, con The Fly (1986) o Scanners (1982), el thriller psicológico o erótico, con Crash (1996) o Spider (2002), como en el cine negro, en el que ha trabajado con la irregular Promesas del este (Eastern Promises, 2007), como la estupenda película que nos ocupa y de la que ahora voy a hablar. Un filme que, en cierto sentido, rompe bastante con todo lo realizado por Cronenberg hasta ese momento, aunque en su subsuelo laten rasgos distintivos de un realizador siempre dispuesto a presionar más allá de sus límites y a sorprender a incondicionales y a espectadores menos seguidores de su cine.

History-Ed-Harris.png

Fijándonos con detenimiento, Una historia de violencia (A History of Violence, 2005)- a la que por suerte le tradujeron el título de manera literal, y no inventaron ninguna cosa rara con él – en cierto sentido es una depuración de las obsesiones más recurrentes de director. A saber: el progresivo deterioro del cuerpo y de la psique humana, el descubrimiento de una enfermedad en el seno de una pareja o una familia, y los monstruos que laten bajo la sociedad y que zarandean sus mismos cimientos. Pero esta vez, en lugar de contar esas obsesiones con la coartada de la sci-fi o la fantasía de horror, Cronenberg se muestra más seco y áspero que nunca en el relato de una sospecha, y en el veloz desvelamiento de una violencia insoportable en cuanto un supuesto pasado comienza a hacerse eco en el presente. Sin contar nada de su interesante trama, por los lectores que puedan no haberla visto, esta cinta es otro buen título de cine negro en el que el pasado, como la fatalidad, siempre vuelve.

Cuenta la historia de la familia Stall, que vive en un apacible pueblo en mitad de ninguna parte. El padre Tom Stall (Viggo Mortensen), regenta una cafetería, y cuando dos sanguinarios gánsters acudan allí, por mero azar, dispuestos a llevarse lo que hay en la caja y a organizar una carnicería, Tom Stall acabará con ellos saliendo malherido. Pero aunque algunos piensan que es un héroe, la sospecha de que puede ser otra persona distinta a la que él afirma, empieza a extenderse en su familia y en su comunidad. Relatos como este, en los que una supuesta falsa identidad son el motor de la narración, los hay a cientos en literatura y cine negros. Aquí se adapta la novela gráfica de John Wagner y Vincent Locke, que no he leído, pero que sustenta el andamiaje argumental, aunque por lo que sé el guión de Josh Olson no la sigue al pie de la letra y abre una serie de puertas morales y psicológicas más que notables. Porque el tema de la película es la identidad y el pasado, pero también la sospecha, la mentira y el perdón. Y antes que cualquier otra cosa, la aceptación de la propia naturaleza.

Aunque más que por lo que cuenta, creo que Una historia de violencia es muy interesante por cómo lo cuenta. Arranca el filme con una secuencia engañosamente plácida. Seguimos a los dos gánsters y parece una tarde de verano tranquila. Sin embargo todo termina en un espantoso baño de sangre. Esta secuencia de arranque, magnífica, es un aviso y también una forma muy contundente de marcar el tono de lo que va a venir. Cronenberg es un maestro del extrañamiento. Es decir, en dar una nueva perspectiva de la realidad. En ese sentido es un cineasta superdotado. Los diversos escenarios en los que transcurre la película son familiares, habituales (la casa, la cafetería, el centro comercial, las calles del pueblo), a los que ese extrañamiento confiere un aura de pesadilla, de angustia irremediable. Y de pronto los pasillos del instituto se inundan de violencia y parecen otros, y la tranquila casa matrimonial se inunda de sospecha y la tensión parece pintar las paredes.

hov1.png

Perfectamente compenetrado con el excelente operador Peter Suschitzky, y con el también habitual músico Howard Shore, Cronenberg inocula de duda y sospecha cada secuencia. Y hay un puñado de ellas memorables. Algunas terminan en una violencia sanguinaria y desgarradora. Y todo concluye con un inesperado y casi gótico clímax con el que, de momento, se cierra el círculo de violencia. Pero antes de eso hemos gozado de la imponente presencia de un tétrico Ed Harris que clava su papel como si respirara y que está caracterizado casi como si de un mal presagio encarnado se tratara, y Viggo Mortensen, que nunca ha sido un actor brillante, borda a este padre de familia que todo indica que puede ser otra cosa, en un difícil papel que bien podría haber dado lugar a la sobreactuación pero que Cronenberg ayuda a que esté presidido por la sutilidad. A su lado, la buena actriz Maria Bello es el contrapunto perfecto. Aunque es probable que un gran William Hurt, en un corto pero inolvidable papel, robe la película en sus minutos finales.

No es Una historia de violencia una película gigantesca, ni mucho menos. Pero es un filme más que interesante, cuya planificación y encuadres están estudiados hasta en el más mínimo detalle, y que en su momento confirmó  una vez más el talento narrativo de David Cronenberg, en los pantanosos territorios del cine negro del nuevo siglo.

Advertisements

One thought on “Una historia de violencia (2005), de David Cronenberg

  1. Confieso que fui a regañadientes a ver esta película (Aunque parezca una frivolidad, solo me atraia la figura de Viggo Mortensen, actor que goza de mi preferencia) pero salí gratamente sorprendido de este filme “más que interesante”, como bien afirma el amigo Massanet en un post que, además, me
    descubre otros valores que desconocia o no apreciaba. Un estupendo artículo.
    Saludos afectuosos de un lector incondicional, Jorge Moreno

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s