¿Qué elementos conforman una buena película?

Algunos nos pasamos la vida escribiendo sobre películas. Unos lo hacen mejor y otros lo hacen peor; es decir, unos tienen en verdad algo que decir y gozan de una prosa más que aceptable, mientras que otros no tienen nada que decir y adolecen de una forma de escribir deleznable (raramente, por cierto, el que escribe mal tiene algo que decir y viceversa). Gracias a que con el internet, todo hijo de vecino puede escribir sus opiniones, proliferan cientos de miles de artículos acerca de cine en todo el mundo. Desgraciadamente, me consta (aunque por supuesto no he leído todos, ni quiero) que la mayoría de estos textos que podemos encontrar en cualquier blog, no son sino una extensión de esas conversaciones de bar o de cafetería, en las que se establece que una película es “buena” o “mala”, careciendo de argumentaciones o de un debate teórico mínimamente elaborado. Es un simple “me gusta” o “no me gusta”, como se hace en Facebook, aderezado con lugares comunes de garrafón a los que el espectador perezoso, ahora reconvertido en escritor con tiempo libre y una plataforma en la que dejar sus ideas, se aferra para convertirse en pseudo-crítico… y eso que la mayoría de ellos odia a los críticos y los desprecia….

Quiero decir con esto, primero, que estamos rodeados de diletantes, y pocas cosas me molestan más que el diletantismo. Segundo, que si te pones a escribir sería de agradecer que te estrujaras un poco más las neuronas. Y tercero, y sobre todo, que ya que algunos nos pasamos la vida (literalmente) escribiendo sobre películas, tenemos por tanto la obligación de definir de una vez qué diablos es una buena película, y por qué lo es. Más allá de gustos o de preferencias. ¿Qué elementos conforman una buena película? ¿O es que cada película considerada como buena o importante establece sus propias reglas? Lo dudo. Y me viene a la cabeza la famosa secuencia de El club de los poetas muertos (Dead Poets Society, Peter Weir, 1989), un título que tampoco me enamora pero en el que el profesor de literatura, interpretado por Robin Williams, reniega de cierta forma de entender la poesía e incluso de valorarla según unos cánones. Yo no pretendo establecer unos cánones, ni unas reglas, ni un sistema de medición, pero sí explicar lo que yo creo que debe contener una película para que pueda catalogarse como una “buena película”.

Los espectadores con escasa formación artística, en general, y cinematográfica, en particular, es decir que carecen de las herramientas para apreciar el cine de mayor altura, suelen establecer que para que una película sea considerada buena, debe tener lo siguiente (y me baso no en una invención, una sospecha o una exageración, sino en miles de conversaciones que he mantenido o que he escuchado a lo largo de los años):

  1. Una gran historia: y con esto no hablamos de las cualidades de la historia, sino del carácter del argumento, es decir que sea importante, impactante, original, que cuente una historia real o épica, y que por tanto sepa engatusar a mucha gente.
  2. Que sea entretenida: es decir que no aburra, que sea ágil, dinámica y que aunque pueda contar una sarta de mentiras, haga sentir mejor al espectador con ellas.
  3. Que tenga buenos actores: es decir, que sean actores famosos o carismáticos, con los que poder identificarse o cuyos personajes te puedan importar de forma rápida y contundente.
  4. Que sea comprensible y clara: es decir, que no exija mucho del espectador, ni le ponga en una situación excesivamente difícil, y que posea una narrativa convencional, con toques preciosistas o espectaculares, para regalar al espectador una mejor experiencia.
  5. Que pertenezca a un género asentado y bien definido.
  6. Que cumpla las expectativas que promete en su promoción.
  7. Que tenga una factura técnica acorde con los tiempos: es decir, que sea visualmente muy atractiva, y con un sonido, fotografía y efectos visuales muy elaborados.
  8. Que tenga, a ser posible, un director de renombre y consagrado, o uno ambicioso que quiera hacerse un hueco en la industria.

Bien. Todo esto me parece entendible, pero no lo comparto. Para mí, en realidad, es mucho más sencillo y más complejo al mismo tiempo. Una película bien puede tener todo eso que el espectador medio espera, y no ser “buena” o “mala” a la fuerza. Pero si queremos acercarnos a una película y juzgarla, decidir si es una gran película, o una del montón, o algo que no merece la pena, después de darle muchas vueltas he llegado a la conclusión de que debe participar de estos cuatro rasgos, y todos ellos se complementan y se necesitan entre sí:

  1. Una buena historia, pero no una gran historia, sino algo que merezca la pena contarse o decirse. Muchas veces una historia minúscula o absurda dice mucho más que una gran historia épica o grandilocuente. El mayor mérito de una buena historia es acercarnos a las oscuridades y las luces del corazón humano del modo más sencillo, aunque también más inesperado, posible.
  2. Grandes secuencias. Es decir, secuencias que desde un punto de vista cinematográfico, artístico, estricto, sean magníficas. Pero es imposible, creo, hacer una gran secuencia sin una buena historia.
  3. Grandes interpretaciones, que son imposibles sin una buena historia y sin grandes secuencias. Pero no interpretaciones estelares, o carismáticas, creaciones verdaderas.
  4. Un cineasta con un punto de vista único y personal.Y ese punto de vista no será expuesto en toda su naturaleza si no tiene una buena historia, si no es capaz de hacer grandes secuencias, y si no puede extraer la verdad de sus actores.

Si finalmente la película no es entretenida, no está clara para el espectador medio, no está dirigida por una estrella, no hace sentir bien al espectador, no tiene música, ni una fotografía espectacular, no cumple las expectativas, está dirigida por un don nadie, no pertenece a un género establecido, etc, etc… no tiene importancia. El cine, como cualquier otro arte, se valora y se juzga por Valores Cinematográficos Objetivos. Puede que luego esa película no te guste por razones personales, y es que…no estás obligado a que te guste una obra maestra. Y por el hecho de que una gran película no te guste…no deja de ser una gran película, porque tiene cuatro o cinco interpretaciones magistrales, ocho o nueve sencuencias memorables, una historia que merece la pena contarse y un director que se la juega en cada plano para exponer sus principios más profundos. No te la comprarás en Blu-ray…pero es una gran película.

Y por supuesto que hay muchísimos factores por los que determinar que una historia es buena, que unas interpretaciones son magistrales, que una secuencia es grandiosa, o que un director es único…pero para eso está el crítico o escritor de cine. Para argumentar por qué es así y no de otra manera. Si quiere, si puede.

Advertisements

6 thoughts on “¿Qué elementos conforman una buena película?

  1. Hola de nuevo amigo Adrián.

    Quería hacerte una pregunta con respecto a una película que has comentado hace mucho tiempo y no en este blog. Espero que aún te acuerdes de tus ideas respecto a ella. Creo que en parte mi pregunta tiene cierta relación con lo que expones en este post y por eso he decidido hacertela aquí, precisamente.

    Ayer a la noche he vuelto a ver Inception y luego me he pasado por la crítica que habías escrito sobre ella para Blogdecine. Estoy de acuerdo en muchos puntos con ella pero hay un párrafo que no logro comprender a qué te refieres. Es el siguiente:

    “Durante el primer tercio, se establecen una serie de presupuestos filosóficos, morales y abstractos muy interesantes que en el segundo y último tercio tendrían que haber conocido una resolución. Sin embargo, el relato se va diluyendo a medida que avanza, más preocupado en extasiarnos con escenarios grandilocuentes que en llegar a conclusiones y a un climax emocional que jamás tiene lugar.”

    ¿Podrías expresar de forma más clara lo que quieres decir, por favor?

    También, más adelante, afirmas que la película es predecible en su desarrollo.

    Y cerca del final, “las costuras, los flecos de su historia, son más evidentes y flagrantes que nunca (…). Las escenas están unidas con alfileres y el conjunto se niega a tenerse en pie (…).

    No tengo prisa por la respuesta, responde cuando puedas o creas oportuno.

    Un saludo afectuoso.

    Like

    1. Hola, amigo

      No me acuerdo de lo que escribí en aquella ocasión pero creo que intentaba explicar que la historia parece que va a indagar en una serie de conceptos filosóficos y psicológicos muy interesantes pero que al final solo le interesa epatar al espectador con los efectos especiales y demás. A mi se me hizo muy predecible pero bueno a mucha gente le gustó.

      Es de un tipo de cine pretencioso y arrogante que hoy abunda mucho y que tiene mucho empaque y presupuesto y hype, pero luego no aporta nada al espectador. Nolan es muy listo pero en esta ocasión no dejaba poso, solo trucos y aparatosidad.

      Espero haberte aclarado mis ideas. Abrazo!

      Like

      1. Sí pero a lo que yo me refiero es a cuáles conceptos filosóficos y psicológicos te referías. Yo supongo, por lo que saqué de la peli, que te referías a la distinción entre realidad y sueño en cuanto a concepto filosófico. En cuanto a conceptos morales, el uso de esas técnicas de robo de ideas en un mundo corporativista como aquel en el que transcurre la peli y, por otra parte, lo peligroso que supone implantar una idea a otra persona, que incluso puede llevarle a cambiarle su personalidad (esto mismo dice Cobb en un determinado momento). Y es cierto que los plantea, pero, por ejemplo, en el caso de lo peligroso que supone implantar una idea a otro, tenemos como ejemplo de ello a la mujer de Cobb, que por ello se acaba suicidando. Y también eso mismo que le ocurre a ese personaje es debido a que no sabía diferenciar el sueño de la realidad. Vale, es cierto que no son tratados en la peli porque no son un tema central de la misma, sino que la peli de centra en la acción y el espectáculo.

        Por otra parte, lo de que es predecible supongo que es algo completamente subjetivo. Hombre, en lo que estoy de acuerdo es que, da igual cuantos imprevistos les surgan por el camino (que la muerte en ese sueño sea real y hayan disparado al japonés, que les persigan proyecciones militares entrenadas para evitar intrusos en la mente), que nunca dejas de confiar en que al final todo va a salir bien para Cobb (el personaje de DiCaprio), todas esas dificultades que surgen no te sugieren ni una pizca de duda de ello. En cambio, el Joker de El caballero oscuro es impredecible y no estás seguro durante la peli de que al final Batman logre atraparlo.

        Y también estoy de acuerdo en que si fuese más profunda psicológicamente (en los personajes y también en los conceptos que plantee antes) dejaría poso, como dices.

        Like

  2. Claro, pero es que los tres Batman de Nolan están muy bien, sobre todo los dos primeros, y otras de este director, pues no están tan bien. No pasa nada, aunque le considero un director sobrevalorado. Es un tipo muy inteligente y muy listo, y tiene mucho talento, pero se le presta demasiada atención.

    Los conceptos que Inception intenta explorar son bien nítidos y los nombras tú mismo. Yo creo que toda pregunta debe llevar aparejada una respuesta, y aqui no la hay. Pero vamos, que a mucha gente le gustó esta película. No tengo nada en contra. Cada cual con sus gustos.

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s