Ultimátum a la Tierra, 1951 – 2008

He escrito algunos textos sobre la Sci-Fi, o Ficción Científica en cine (ya sabrán por tanto algunos que rechazo la expresión “ciencia-ficción”), un género o tipo de películas muy interesante, que sin embargo en la mayoría de las veces se revela ineficaz en sus pretensiones, quedando tan sólo como un escaparate de ideas más o menos vistosas, con un aparato de producción muy ostentoso, pero que solamente en muy escasos títulos ha dado lo que yo, y no soy el único, creo que puede ofrecer este género profético cuya razón de ser es alertar al ser humano sobre sus acciones e interferencias con la naturaleza, las consecuencias que tendrán en un futuro quizá cercano o incluso inminente, y las ramificaciones morales y emocionales que todo ello conlleva. No es poca cosa. Lo penoso del asunto es que la mayoría de títulos que se adscriben a este género son tan descaradamente comerciales, y que casi todos ellos pasan de manera tan veloz al olvido o se quedan narrativa y dramáticamente obsoletas, que la gran Ficción Científica es muy difícil de encontrar.

Uno de los títulos más emblemáticos de la historia del cine dentro de este género es, qué duda cabe, Ultimátum a la tierra (1951), cuyo título original, The Day the Earth Stood Still, significaría literalmente “El día que la Tierra se detuvo”. Dirigida por Robert Wise, ocasionó un notable impacto en el momento de su estreno, hace ya tantos años, y junto con Planeta prohibido (Forbidden Planet, Fred McLeod Wilcox, 1956), constituye para muchos la Sci-Fi inicial, la base a partir de la cual surgieron muchos otros títulos. Basada en el relato de Harry Bates, Farewell to the Master (1940), que confieso no haber leído, es uno de esos filmes míticos e intocables para muchas generaciones de cinéfilos, que por mi parte encuentro absolutamente mediocre. No sólo porque a un nivel puramente técnico ha quedado muy vieja, que también, sino sobre todo porque está realizada de un modo primitivo, con una puesta en escena carente de imaginación y de fuerza expresiva, que en ningún momento es creíble ni emocionante, con unos actores muy mal dirigidos, y un ritmo inexistente. No me parecen razones subjetivas, sino en todo momento objetivas, pues es lo que las imágenes nos muestran.

20-gort-ultimatum-alla-terra.jpg

Pero lo peor de ella, sin ningún género de dudas, es su carácter abiertamente panfletario. Y esto aunque la historia trate de contarnos la lucha de este ser venido del espacio que aboga por un entendimiento entre civilizaciones, inmerso cómo estaba el mundo, en el momento del estreno, en plena fiebre anti-comunista. El guión es tan burdo, las situaciones y los diálogos tan forzados e impostados, los actores tan rígidos y limitados, que es complicado imaginarse a esta película como esa obra maestra de la Sci-Fi que por tanto tiempo muchos han defendido. Tanto es así, que daría lo mismo que en lugar de un supuesto entendimiento entre los hombres, la visita alienígena tuviera como objetivo erradicar “la amenaza roja”, o contarnos las bondades de las doctrinas marxistas. Sospecho que en su momento, dada la novedad y el auge de un nuevo género en pañales, todo esto quedó maquillado por el impacto de un nuevo escenario narrativo. Pero hoy día, se trata de una película sin duda curiosa y con carácter documental de una historia y situación socio-política, aunque también torpe y sin verdadera altura narrativa.

No era descabellado, por supuesto, que algunas décadas más tarde, el relato original conociera una nueva versión, inmersos como estamos en plena época de remakes y revisitaciones. Llegó en 2008, de la mano del realizador Scott Derrickson, y aunque en taquilla funcionó bastante bien, dadas las circunstancias, la crítica y el público fueron bastante despiadados con ella, comparándola siempre con el sagrado referente original, algo también dentro de lo esperado. La estructura de la nueva versión es bastante cercana, al menos en sus rasgos generales, a la primera película. Un alienígena, a bordo de una enorme esfera, llega a la Tierra, y antes de poder explicar la razón de su visita, es disparado por un soldado y llevado a instalaciones militares, no sin antes detener al inmenso autómata que, como en la primera película, está diseñado para defenderlo de cualquier peligro. El alienígena, Klaatu de nuevo, escapará e iniciará por fin su misión, que en lugar de consistir en unir a la especie humana, tiene por objetivo salvar al planeta de nuestra presencia, haciéndonos desaparecer si nadie le convence de lo contrario.

AdjZE1o.png

En esta ocasión Klaatu está interpretado por la estrella Keanu Reeves, un actor muy limitado e incapaz de capturar con su presencia todo lo que su personaje significa (más o menos lo mismo que ocurría con Michael Rennie en la primera película…), pero al que a ratos te crees como posible embajador o negociador de otras civilizaciones, aunque tan sólo sea por su hieratismo y opacidad emocional. A su lado, la maravillosa Jennifer Connelly vendría a tomar el relevo de la muy desfasada, aún en su época, Patricia Neal. Y aunque en ningún momento estamos ante una gran película, ni mucho menos, y aunque el guión es ciertamente mejorable (porque a una elaborada presentación de los acontecimientos, sobreviene una zona media renqueante y un desenlace demasiado fácil y poco satisfactorio), aunque no destaca por encima de otras muchas películas sobre invasiones alienígenas, este segundo Ultimátum a la Tierra plantea cuestiones bastante más contundentes que el primero, está dirigido con mano mucho más firme y mayor imaginación que su predecesora y su tono apocalíptico está bastante conseguido.

Lástima que con ese comienzo, en el que los científicos piensan que estamos a punto de sufrir la colisión de un meteorito, algo muy plausible, y tras la confirmación de que el gobierno y ejército de Estados Unidos van a monopolizar y bloquear la investigación, porque no saben hacer otra cosa, todo esto con la caída mundial de la bolsa y las declaraciones de Klaatu sobre nuestras ideas equivocadas sobre nuestro papel en este mundo, el filme no consiga llegar más allá. Aún falta por llegar la gran película sobre invasiones o advenimientos de otro planeta, que sea siempre creíble y que sepa llevar sus enunciados hasta las últimas consecuencias, sin la grandilocuencia o arrogancia de un Kubrick o un Scott, sin el sentimentalismo reduccionista de un Spielberg, y sin las limitaciones de una gran superproducción que deba arrastrar al público a las salas para ser viable.

Advertisements

6 thoughts on “Ultimátum a la Tierra, 1951 – 2008

  1. Hola Adrían. Completamente de acuerdo, como de costumbre, en lo referente al clásico; el remake la verdad que no tengo el placer, y tu entrada tampoco invita mucho a dare una oportunidad.

    Con tu permiso, aprovecho esta entrada para comentarte algo, pues precisamente estos días tengo pensado escribir una tontería sobre lo que entiendo por Sci-Fi, y creo que tenemos posturas bastante convergentes, con la diferencia intelectual y de erudición entre nosotros, y demás. Pues bien, quería preguntarte si consideras la enérgica última entrega de Mad Max Sci-fi.

    Mi criterio se basa en tres patas, por así decirlo: el hecho “científico” en sí —aunque también puede ser una catástrofe, la zona de ‘Stalker’ o la extraña enfermedad de ‘Children of men’—; la especulación en torno al tema —que no funcione simplemente como triggler de la acción para después irse por otros derroteros, como muchas veces pasa; que la película gire inevitablemente en torno al acontecimiento, con sus consecuencias y ramificaciones que comentas—; la sensibilidad del director (el tono y el punto e vista que le imprime al relato), lo que por así decirlo convierte a ‘A.I.’, que creo que en manos de Kubrick hubiera sido Sci-fi, en una suerte de melodrama almibarado.

    Siguiendo esto, por ejemplo ‘Stalker’ sería Sci-fi, pero ‘Offret’ no, aunque cuente con el triggler de la Tercera Guerra Mundial. De igual forma, Fury Road creo que cuenta con ese disparador, pero es una película demasiado trazada con tiralíneas. Por supuesto que sugiere y pone sobre la mesa algunas cosas, pero el propio mecanismo de la película me parece que las difumina demasiado, y se queda en la gozada adrenalínica que es.

    ¿Qué opinas?

    Perdón por la tabarra, pero espero que te la tomes como una suerte de mensaje de admiración, apelando a tu autoridad, a lo interesante que me parece tu visión —y que sin duda algo me ha influido—, y en fin, al respeto y hasta cierto cariño que te he cogido después de estos años.

    Disculpa de nuevo mi atrevimiento.

    Un abrazo.

    Like

    1. Nada que disculpar, hombre. Faltaría mas.

      Fury Road es Sci-fi total, creo yo. Claro que dentro de la definicion caben varios tipos de relato. Aquí sería una Sci-fi de aventuras, pero plenamente enmarcada en el género, por el tono de la película apocalíptico y sombrío, por el estudio del poder en la sociedad basado en la fuerza y la tiranía, por el diseño, por la globalidad de su mirada. El acontecimiento sería la destrucción final del medioambiente, la lucha a muerte por los recursos, el regreso al bestialismo o la lucha por recuperar lo poco que hayamos hecho bien. Yo creo que mas Sci-fi imposible.

      ¿Y cuánto hace que me lees? No creo que nos diferenciemos tanto.

      Abrazo grande

      Like

  2. Entiendo, entiendo. De la misma manera que ‘Stalker’ o ‘Trudno byt bogom’ son Sci-Fi… filosófico, de gran personalidad, que se instaura en el marco para luego desbordarlo completamente, patrimonio casi exclusivo de los grandes autores, supongo. Respecto a esto, ¿por casualidad tienes un esquema más o menos general de los que consideras los grandes relatos dentro del Sci-Fi? Me enriquece mucho tu punto de vista.

    Pues no sé si te acuerdas de un tal Raúl, que te daba mucho la tabarra en La Columnata. A finales del 2011 leí tu fabulosa crítica de ‘Magnolia’ y desde entonces te he seguido.

    Gracias por tu atención.

    Like

  3. Vaya, qué vergüenza. He encontrado una entrada que tiene casi tres años —que leí en su día— y aún así te he “copiado” hasta lo de los tres puntos, que se parecen mucho. Tremendo. Intentaré darme prisa en escribir sobre Noir, que hasta donde yo sé no tienes ningún texto parecido. ¿Piensas escribir pronto algo por el estilo?

    Será muy interesante ver si coincidimos en la distinción policiaco/noir, o en el desmenuzamiento de lo que ahora se llama Neo-Noir y que funciona como un cajón de sastre donde cabe de todo, de ‘Inherent Vice’ a ‘Drive’, pasando por algunas de Fincher o ‘L.A. Confidential’.

    En fin, ahora si que te dejo en paz. Hasta otra y gracias.

    Like

    1. No pasa nada, hombre.

      El tema de los géneros da mucho de sí. Cómo han ido cambiando con el tiempo, como se han mezclado con otros géneros, cuales han sido sus claves… Etc

      Pues sí, tengo pensado escribir pronto sobre el noir. Pero no pasa nada, tu saca el tuyo y ya veras como coincidimos mas de lo que esperas.

      Un abrazo grande

      Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s