Titulando películas en España

Soy consciente de que algunos de mis lectores, tanto actuales como pasados, piensan o han pensado que soy anti-español, o algo por el estilo. Vamos, que pongo a parir a este país en cada cosa que hace por mero capricho. Pero en realidad, me parece a mí, me limito a transmitir lo que muchos pensamos: que sobre todo en el ámbito cultural (también en otros, qué duda cabe, pero no vienen al caso) debe ser que estamos regidos por una panda de incompetentes, cuando no de mafiosos, de sectarios ignorantes que creen, así mismo, que todos los espectadores, y lectores, consumidores de cultura en general, somos tan ignorantes como ellos, y que además somos imbéciles, y que carecemos del más mínimo buen gusto.

Hace ya algún tiempo, escribiendo en algún blog de cine y páginas web, me gané la animadversión de ciertos foros sobre el doblaje profesional en España, solamente porque se me ocurrió afirmar con contundencia que el doblaje debería desaparecer en este país, o por lo menos limitarse muchísimo, porque es una lacra cultural insostenible, que nos revela como una sociedad absolutamente estúpida, acomodaticia y culturalmente atrasada. Pero poco más o menos dijeron que yo, el terrible y odioso Adrián Massanet, además de ser un crítico de cine horrible (lo que significa, dicho sea de paso, que soy un cineasta frustrado, que estoy gordo y lleno de granos, que tengo la polla pequeña, y que llevo a cabo sacrificios rituales sanguinarios vestido de cuero y con máscara y látigo…), le estaba negando el pan a los pobrecitos hijos pequeños de todos los dobladores de España.

Y ahora toca algo mucho más divertido, que seguramente (¡aunque nunca se sabe!) no provocará que me pongan a caldo en foros profesionales, pero que es aún más ridículo que doblar al español una película de Kurosawa: el dudoso talento o pertinencia que demuestran, que han demostrado durante años y décadas, las distribuidoras en España, o quien coño sea el responsable de esta broma cósmica que consiste en averiguar el horripilante modo en que titulamos, o subtitulamos, las películas extranjeras en España. El asunto llega a tal extremo, que casi prefiero esa tendencia grotesca a la hora de titular películas porno, que consiste en que la frase posea rima. Pongo ejemplos reales: Se fue en busca de trabajo y le comieron lo de abajo, El fontanero su mujer y otras cosas de meter, De oca a oca y me la tiro porque me toca, Caray con el mayordomo qué largo tiene el maromo, Fui a por bellotas y me metiste hasta las pelotas, Una rajita madura pa esta cosa tan dura… etc. Eso cuando no “deconstruyen” títulos de películas míticas: Sin faldas y a lo loco, El sexorcista, Buscándosela a Nemo, El cartero siempre encula dos veces, La almeja maya, Los 10 follamientos, Rabocop… y toda esa pléyade de títulos que demuestran un ingenio mil veces superior al de nuestros pobrecitos distribuidores.

Vayamos al tema:

Y empecemos con uno de mis favoritos, de la única película de los Coen que es realmente una obra maestra del cine.

Muerte-entre-las-flores.png

Y digo yo… ¿qué flores? ¿Pero cómo que muerte entre las flores? ¿Quién puso el título, un adicto a las novelas de Corín Tellado? No faltará quien diga que es un título ciertamente “poético”. Pero seamos serios, porque esto es una puta broma…¡No hay ni una puta flor en toda la película! Búsquenlas, y no las encontrarán. El título original, Miller’s Crossing, alude a ese lugar en el bosque en el que los asesinos se libran de sus problemas. Y dicen que los Coen no sabían cómo titularla. ¿Se imaginan a los directores titulando a esta película Death among Flowers? Yo tampoco.

Ahora vamos a por otro que es un subtítulo, es decir, un añadido al título original en inglés. Es absolutamente genial:

Brokeback_Mountain_En_Terreno_Vedado_(Edicion_Coleccionista)-Caratula.jpg

¿Pero cómo “en terreno vedado”? ¿Qué es eso de “en terreno vedado”? ¿Cuál es ese terreno? ¿La homosexualidad? ¿Qué concretamente? Aaaah… la montaña, Brokeback. Puestos a esperar estupideces, pues que tradujeran el título literalmente: “roto por detrás”. ¿No? La lírica obra maestra de Ang Lee tampoco se merecía este absurdo. Para poner eso, que no pongan nada, creo yo.

Sigamos, uno realmente bochornoso:

la-semilla-del-diablo (1).jpg

Yo estoy casi convencido de que la querencia por títulos ambiguos, sutiles o sugerentes del mundo anglosajón, no existe prácticamente en nuestro país. En lugar de esto, podrían haberla titulado: “A la chica, aunque a ratos parezca que fue su marido, pero que en realidad es un hijo de puta sin escrúpulos, la dejó preñada el mismísimo diablo…y los vecinos son satanistas y a pesar de todo Rosemary se queda con su hijo”. Más o menos.

Vamos a por más:

closer0402.jpg

Así que “Cegados por el deseo”…ya. El que puso este subtítulo no vio la película, sin duda.

speed.jpg

Sí, ya lo hemos pillado…Speed, velocidad, explosiones… Máxima potencia.

Otra del inexpresivo Reeves:

poster-de-le-llaman-bodhi.jpg

Claro, porque dejar el título original, muy sugerente y ambiguo, era una chorrada. Lo mejor era emplear una fórmula ya conocida, la de Le llamaban Trinidad (Enzo Barboni, 1970), que curiosamente está traducido de forma literal desde el italiano.

Pero sigamos con absurdeces:

Camino a la perdicion.jpg

Vamos a ver…el título original, Road to Perdition, alude a que padre e hijo huyen hacia un lugar llamado, literalmente, Perdition. Literalmente “Camino a Perdición”. Que síiiii, que el título juega, oh sorpresa, con el hecho de que además viajan hacia la perdición personal. Ya nos habíamos dado cuenta todos. Poniendo en español Camino a la perdición, más que retratar lo obvio, niegan la ambigüedad original.

La famosa Perdición (Billy Wilder, 1944), por cierto que se llamaba originalmente Double Indeminity. No quedaba mal ese título español. El que queda realmente horrendo es éste:

rySjUYl9p9uAGpjSQr1K44JX3Dh.jpg

Aparte de que el color recuerda sospechosamente a la bandera española, eso de “con faldas y a lo loco”, además de contar, nuevamente, la historia, es absurdo y burdo. Mucho más inteligente, sardónico y contundente el original Some Like It Hot (A algunos les gusta caliente), pero traducirla tal cual a la pacata España de entonces (y de ahora…) quizá era demasiado pedir.

Ya me dijo mi padre, cuando yo era un chavalín, que la razón por la cual Gunfight at the O.K. Corral (John Sturges, 1957), había sido traducida aquí con el grandilocuente Duelo de titanes, era que el espectador español creería que iba a ver una pelea con gallinas y cerdos y que eso no molaba nada de nada.

Pero para ir terminando merecen mención especial dos películas:

cadena_perpetua.jpg

pena.de.muerte...jpg

La primera se titulaba The Shawshank Redemption, literalmente La redención Shawshank. Shawshank era la cárcel, redención, pues eso, redención, algunos sabemos lo que significa. La segunda Dead Man Walking, literalmente Hombre muerto andando, que “no por casualidad” es lo que los guardias vociferan en el penal cuando se acerca un reo a su cadalso. Ambos títulos bellos, contundentes y terribles. Bien, pues en nuestra muy culta España se titularon, respectivamente, Cadena perpetua y Pena de muerte….Bien, digo yo: ¿La próxima vez que se haga una película en Estados Unidos sobre un reo que escapa, o muere, o le condenan a 40 años, se va a llamar aquí, independientemente de su título original, Privación de la patria potestad, o Inhabilitación absoluta, o Prisión superior a 5 años? Por suerte o por desgracia se les han acabado los títulos rimbonbantes, pero no lo descartemos ¿Y si en un futuro una película realmente importante se llama originalmente Pena de muerte (Death Penalty)…en un rizar el rizo la llamarán aquí Hombre muerto andando?

Pero no nos desanimemos. Tenemos suerte de que a Six Feet Under (A dos metros bajo tierra) no la llamaron aquí Familia de funerarios con problemas familiares, o que a Los Soprano no la llamaron Cuidado o disparo a mi madre controladora.

Ya que me consta que me leen, aunque no sé por qué pero es igualmente grato, personas de otros países, sería genial que me cuenten, nos cuenten, en los comentarios, los títulos traducidos en sus países, para que sigamos riéndonos otro rato.

Advertisements

4 thoughts on “Titulando películas en España

  1. Hola, Adrián. No suele comentar mucho, pero creo que esta ocasión lo merece. ¿Crees que los traductores de títulos en España son mediocres? Pues espera a ver las “joyas” que tenemos en México:

    Miller’s Crossing – De Paseo a la Muerte (así, con ese título tan de “carne de videoclub” nombraron a esta grandiosa y muy mal distribuida película)
    Tinker, tailor, soldier, spy – El Espía que Sabía Demasiado (entiendo querer homenajear a Hitchcock, pero prefiero mucho más el sencillo nombre con que la llamaron en España)
    Shame – Shame: Deseos Culpables (con ese subtítulo da vergüenza ir a comprar o rentar la película)
    The Shawshank Redemption – Sueños de Fuga (sin comentarios)
    Drive – Drive: El Escape (¿es que les pagan por poner esos mentados subtítulos?)
    Brokeback Mountain – Secreto en la Montaña (no tan ridículo como Terreno Vedado, pero creo que no hacia falta cambiar el original)
    The Apartment – Piso de Soltero (de nuevo, es preferible la sencillez del original)
    It Follows – Está Detrás de TI (otro que parece un estreno directo a DVD)
    North by Northwest – Intriga Internacional (¡pero si TODA la película transcurre en EUA!)
    Heat – Fuego contra Fuego
    The Master – The Master: Todo Hombre Necesita un Guía (digo yo, el trabajo de esta gente es hacer ver la película lo más atractiva y accesible posible, ¿no?)
    Million Dollar Baby – Golpes del Destino (otro que busca una “poesía” que ajena a la película)

    Bueno, pararé, que si sigo me puedo tirar todo el día aquí. Te envío saludos y espero leerte de nuevo pronto.

    Like

    1. Hola, Alejandro, genial que dejes aquí también otros títulos.

      Ciertamente: en México, al igual que en España, se llenan de gloria a la hora de titular o subtitular películas extranjeras. Me ha obnubilado sobre todo el de Golpes del destino. Espectacular. Y el de The Master: Todo hombre necesita un guía…sin palabras, colega.

      A lo mejor es que los hispano hablantes necesitamos confirmar nuestra personalidad poniendo títulos ridículos a películas extranjeras, o qué coño sé.

      En fin, gracias de nuevo. Volveré a escribir pronto.

      Un saludo afectuoso

      Like

  2. Hola, Adrián:

    Respecto a las perlas que comparte Alejandro, también hay que decir que, en México, el pobre Darabont ha tenido muy mala suerte con los distribuidores: al caso ya mencionado de “The Shawshank Redemption” hay que añadir “The Green Mile”, que conocimos como “Milagros inesperados”.

    De hecho, en México (o quizás en Estados Unidos, porque el 99.9% de las veces veces los títulos, doblajes y/o subtítulos se deciden en alguna oficina gringa para toda Latinoamérica, como si se hablara el mismo español en Chile, Colombia, Argentina o México), tienen una debilidad por arruinar el misterio o el enigma que propone el título original para sustituirlo con grandes dosis de almíbar o de grandilocuencia barata (señal del aprecio gringo por la mentalidad de los vecinos, sin duda). Así, a “Lorenzo’s Oil” la llamaron “Un milagro para Lorenzo”; “Top Gun” se volvió “Pasión y Gloria”; “The Abyss” se convirtió en “El secreto del abismo”; a “Gunfight at the O.K. Corral” le pusieron “Duelo de gigantes”.

    Y si la peli es un melodrama o una comedia romántica, el título termina por ser un peligro para los diabéticos: a “City of Angels” le colgaron el título “Un ángel enamorado”; “Sleepless in Seattle” se volvió “Sintonía de amor”; “When Harry meets Sally” terminó por llamarse “El precio de la felicidad”. Quizás una de las pelis que más haya sufrido de cursilería sea “Roman Holiday” que nos tuvimos que fletar con el horroroso título de “La princesa que quería vivir”.

    Si no, otra alternativa es, de plano, arruinarle el secreto al espectador. “The Talented Mr. Ripley” se tradujo literalmente y se le añadió uno de esos subtitulitos: “El impostor”; “One flew over the cuckoo’s nest” la simplificaron como “Atrapado sin salida” o “Sliding Doors” se acabó llamando “Si yo hubiera…” (cierto cómico ironizaba un día diciendo que en México éramos capaces de renombrar una adaptación de Agatha Christie como “El jardinero asesino” y no le faltaba razón). Y no falta el día en que se creen ingeniosos y les da por ponerle a “W.”, de Oliver Stone, “Hijo de… ¡Bush!”. Claro, como ya se sabe que el espectador es retrasado mental y es incapaz de ir a informarse sobre el por qué del título, mejor le masticamos el trabajo, le añadimos una nota de nuestro proverbial humor y asunto resuelto.

    Uno de los casos de “título spoiler” más extraños es el de “Love and death”, de Woody Allen, que en México se llamó “La última noche de Boris Grushenko”. Lo peor del caso, fue que, décadas después, algún chambón tuvo la idea genial de renombrar “Scoop” y le puso, justamente, ¡”Amor y muerte”! Semejante colmo del absurdo nomás lo vi en Francia (cosa rara, porque en general tienen un poco más de buen tino, sobre todo al distribuir cine de autor) con “The wind that shakes the barkley”, que decidieron traducir como “Le vent se lève”, lo que, después del estreno de la peli de Miyazaki, puso en aprietos a más de un cinéfilo.

    En fin, un tema que aunque liminar da para reír un buen rato.

    ¡Saludos!

    Like

    1. Geniales tus aportaciones, Guillermo. Como curiosidad te diré que a esa pelicula de Allen también la llamaron “la ultima noche de Boris Grushenko”…

      Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s