Un respeto por Sylvester Stallone

Quizá resulte algo inapropiado comenzar una nueva categoría o archivo de este blog sobre cine, llamada Actores & Actrices, precisamente con un actor que nadie en su sano juicio (yo menos aún) consideraría un buen intérprete. Ni siquiera ahora, en su madurez cercana a la senectud, puede decirse que Stallone haya crecido en su oficio, y se haya convertido en otra cosa, en algo distinto, a lo que ha sido en los últimos cuarenta años. Sin embargo, y aunque algunos, con toda razón seguramente, se lleven las manos en la cabeza, escribo esto no tanto como una defensa sino como una muestra de respeto a un icono cultural del cine que, pese a sus limitaciones enormes, ha sabido encontrar un hueco en la historia de su arte, quizá porque, como ningún otro actor de acción, ha sabido reciclarse continuamente sin perder su personalidad interpretativa, y convirtiendo su forma de ver el cine en un estilo en sí mismo, y ha prolongado su carisma y su fama tantas veces después de que hayan certificado su caída definitiva.

Este año muchos esperaban que se llevase un Óscar por su papel secundario en Creed (Ryan Coogler, 2015), en el que interpreta, una vez más, a Rocky Balboa. Yo no he visto la película (ya la veré cuando se estrene en Movistar +, si todavía lo tengo). Habría sido uno de esos premios casi póstumos en los que se reconoce el mérito de un actor (como ya le pasó a Lauren Bacall, que no lo ganó, y tampoco lo ganaron Michael Keaton, Mickey Rourke, y otros, que tampoco lo ganaron, al igual que Stallone en esta ocasión), y que no son más que un ejercicio de nostalgia por un intérprete o intérpretes que no necesitan de un calvo dorado para confirmar su esfuerzo y su trabajo a lo largo de décadas. Stallone no es más, ni menos, que un ejemplo más del star system, tan falso o vacuo como queramos verlo, pero también reflejo de los gustos y del carisma, a veces equívoco, de ciertas figuras del cine comercial que son conscientes de sus limitaciones, pero al mismo tiempo saben explotarlas para ganarse precisamente eso, un respeto.

Rambo8x10LR

De padre italiano, y madre judeo-rusa-francesa, Sylvester (nacido Sylvester Gardenzio Stallone) sufrió un incidente durante su nacimiento, y como consecuencia parte de su cara (la zona de su barbilla y parte de la boca) quedó paralizada para siempre. Muchos dirán que eso explica su incompetencia como actor. Pero lo cierto es que el joven Sylvester Gardenzio no se arredró, y a pesar de sus dotes para el deporte, quiso ser actor costara lo que costase. Tras participar en varias películas de la que ya nadie se acuerda (y que este escritor ha visto, para su desgracia…), es significativo y muy notable que su salto al éxito internacional viniera de un guión que él mismo escribió, decidido a demostrar de lo que era capaz, y que se tituló Rocky. Hoy, es una de las películas más famosas de todos los tiempos, que ganó el Oscar de Hollywood a la mejor producción del año, le proporcionó sendas nominaciones (a mejor actor y mejor guión), y el primer éxito, en este caso impresionante, de su carrera.

Es Rocky (id. John G. Avildsen, 1976) un filme estimable, aunque de ningún modo magistral o notable. Pero emociona, tiene la apariencia de lo verdadero, y está hecha con las tripas. Se descubre el espectador, una y otra vez, soberbiamente atrapado por la historia de un perdedor, un inmigrante sin futuro, enfrentándose con todo lo que tiene al campeón del mundo de boxeo en categoría de peso pesado, en una metáfora de la lucha de clases y de la mentira del Sueño Americano, con humanidad y honestidad. Y perdiendo. Pero ganando moralmente. Una historia sin duda ingenua y muy básica, pero que funcionaba muy bien. Su enorme éxito convirtió a Stallone en una estrella, y le decidió a dirigir la segunda parte tres años después, sin duda inferior a la primera, pero también superior a las siguientes partes, con las que Stallone siguió indagando en su idea de héroe-perdedor.

En 1982, protagonizó Rambo (First Blood, Ted Kotcheff), otro personaje icónico cuya franquicia Stallone ha tratado de continuar a lo largo de las décadas, con mayor o menor éxito, a pesar de su envejecimiento y popularidad decrecientes. La película original, basada en la novela homónima de David Morrel First Blood (que significa “primera sangre”, una expresión que pronuncia el propio John Rambo cuando explica que los policías le agredieron en primer lugar, y no al contrario), es realmente una buena película de aventuras, en cuyo corazón late el drama de los veteranos de Vietnam que nada tenían que hacer ni por lo que luchar en Estados Unidos cuando regresaron de la guerra, y que goza de una tensión y una melancolía inapelables. Sus secuelas, cada vez más reaccionarias y absurdas, poco o nada tenían que ver con esa crítica social y gubernamental, si bien Stallone se benefició de su éxito para afianzar su condición de estrella.

Sylvester-Stallone-in-The-Expendables-3

Con esa condición ha participado en películas realmente mediocres (por ejemplo Evasión o victoria (Victory, 1981), que demostraba que John Huston no había visto un partido de fútbol en toda su vida) y otras, sobre todo de aventuras (pongamos por caso la estupenda Demolition Man (Bambrilla, 1993) o la vibrante Cliffhanger (Harlin, 1993), que le mostraban en plena forma y consciente quizá más que nunca de sus limitaciones al igual que de su carisma a prueba del tiempo), mientras que se “deslizaban” en su filmografía otras películas comerciales que dejaban caer una ironía (o abiertamente una auto-consciencia y una auto-referencia) como Tango & Cash (id, Andréi Konchalovski, 1989), en las que seguramente empezaba a cuestionar su imagen y se reía de ella, como en ese hilarante diálogo en el que le preguntan si cree John Rambo. Auto-consciencia y auto-referencia después confirmada con la otoñal y divertidísima saga Los mercenarios (The Expendables, 2010-12-14), cuya primera parte escribió y dirigió, mientras que dirigió también la segunda.

Probablemente una de las franquicias en las que la referencia es más lúcida que nunca, y que se erige, sin ninguna duda, en una suerte de análisis, sátira y homenaje, todo al mismo tiempo, del cine de acción más casposo hecho en Estados Unidos. Contando con muchos de los forzudos que, sobre todo en los años ochenta, tanto contribuyeron a convertir el cine de género estadounidense en un circo para mentes adolescentes, Stallone y su equipo se ríen de sí mismos mientras intenta, con éxito, seguir haciéndonos disfrutar con acción descerebrada y sin complejos. Como diciendo “esto es lo que sabemos hacer y sabemos que no somos grandes artistas, pero lo que hacemos lo hacemos bien”. Ironizando también de lo poco que le que queda como estrella de acción y permitiéndose una sonrisa sobre su cada vez más inminente vejez. No será Laurence Olivier…pero qué coño, es Sylvester Stallone. “Que le quiten lo bailao”.

Advertisements

8 thoughts on “Un respeto por Sylvester Stallone

  1. Leí no sé donde que Stallone tenía un guión escrito por él sobre la vida de Edgar Allan Poe. Lo saca a pasear de vez en cuando por estudios. No se lo quiere nadie porque de Stallone esperan acción y peleas y el guión no tiene nada de eso, pero él lo defiende con uñas y dientes y lo va retocando poquito a poco, perfeccionándolo. El hecho de que pongamos una determinada etiqueta a alguien no quiere decir que ese alguien no tenga inquietudes intelectuales, dentro de sus limitaciones, cuales sea que tenga (si tiene).

    Me parece un texto esforzado y escrito desde el respeto. Al menos el tuyo se lo ha ganado.

    Like

    1. Sí, había leído algo hace años acerca de ese proyecto de Stallone sobre el genio de Poe. ¿Quién sabe? Igual la dirige dentro de unos años, resulta una estupenda película, y recibe todo tipo de loas y galardones. Cosas más raras se habrán visto.

      Gracias por leerme, amigo.

      Like

  2. Siempre me pareció un actor con carisma, lo cual consigue que me quede en frente al televisor a ver una película donde aparezca, por ejemplo lo consiguió con el Juez Dredd.
    Lastima lo de la Columnata, me parecía el mejor exponente de lo que un diario debe ser.
    Le quería hacer una consulta, donde lo podría seguir a Gaspar Pomares, que me parece junto a usted, de lo mejor en cuanto a análisis de cine.
    Mis saludos y respetos.

    Like

    1. Pues le he perdido la pista al bueno de Gaspar. Estoy de acuerdo en que es de los pocos que leo por internet que sabe lo que hace.

      Saludos.

      Like

  3. Estimado amigo Massanet,

    De vez en vez me asomo aquí al “Escritor de cine” y no se por que (tampoco esta para averiguarse) no habia leído tus líneas / homenaje a Sly.

    Viniendo de alguien tan pulcro , estricto y que se toma en serio su quehacer de analizar el cine desde todos sus ángulos, sin perder el arranque de que es “arte”, aplaudo mucho que le hayas dedicado unas líneas al maestro Stallone, que en realidad se ha ocupado de volverse un “experto” insuperable y casi inagotable de su segmento, aunque este no sea el que mejor represente ese “arte”; pero la ejecución misma y el impacto transgeneracional del hombre/personaje lo vuelven iconico de ese cine comercial que para muchos resultaría automáticamente descartable.

    Los que te tenemos afición, nos parece gesto amable que te tomes unos minutos y líneas para esta otra cara de ese “arte”, que como tal, ilustra sobre una sociedad y sus alter egos.

    Cordial saludo desde México y perdón por los acentos que no puse, pero el celular no me los permitió.

    Like

    1. Hola, amigo Ernesto

      Hace tiempo que escribí esa entrada, no esperaba comentarios en ella. La verdad es que Stallone jamás será para mí un referente en cuanto a actor o director, pero oye, un respeto es lo que reclamo por un tipo que ha estado unas cuantas décadas haciendo películas y manteniéndose como uno de los nombres del cine de acción y aventuras.

      Ya quisieran muchos.

      Un saludo afectuoso

      Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s