Mad Max: Fury Road (2015), de George Miller

Concluyo con este este texto un breve viaje, que en un futuro continuaré, alrededor de ciertas películas de aventuras, principalmente estadounidenses (aunque también he escrito sobre una famosísima película japonesa), tanto actuales como más antiguas, con cuya reflexión intento dejar aquí por escrito mi pasión por el gran cine de aventuras, que nada tiene, bajo mi punto de vista, de exclusivamente lúdico, sino más bien de profundamente humano, por cuanto los grandes relatos de aventuras, que se narran desde los principios de la lengua escrita y muchísimos siglos atrás en la tradición oral, no son otra cosa que el reflejo del espíritu y la naturaleza esencial de la humanidad, y por su propio carácter es más sencillo que lleguen al gran público y que por tanto puedan repercutir en su mente y en su corazón.

Por estas razones creo que es obligado escribir sobre la gran Mad Max: Fury Road (George Miller, 2015), que aquí se tradujo bastante erróneamente por “Furia en la carretera”…, ya que es un filme de aventuras excepcional, y más aún inmersos como estamos en cierta concepción estadounidense de la aventura sin emoción, elaborada para adolescentes sin más interés que el entretenimiento más superficial e hiperbólico, y con bodrios como Star Wars VII apelando a una nostalgia impostada.

Muy al contrario que gran parte de ese cine, sea americano o de cualquier otra geografía, Mad Max: Fury Road demuestra que George Miller ha reflexionado sobre su cine, y la aventura, bastante más que la mayoría de sus contemporáneos. No le interesa la nostalgia, sino la emoción pura, y aunque es capaz de ofrecer un espectáculo impresionante, valiéndose de las herramientas actuales, ha sabido conservar su personalidad y conquistar un espacio único en la historia del cine de género.

furyroad1

Las tres primeras películas de George Miller fueron también las tres primeras de la franquicia (aunque la tercera fue codirigida por George Ogilvie), y dejaron una apasionante e indeleble huella en el cine de acción y aventuras, mezclando western y relato post-apocalíptico, convirtiendo el páramo desértico y las persecuciones de carretera en una especie de sub-género en sí mismo, originando multitud de imitaciones e influyendo en cualquier cineasta (o creador de videojuegos) que quisiera construir una aventura lejanamente similar.

En 2015 Miller volvió a su más famosa saga, después de triunfar en el melodrama con la excelente El aceite de la vida (Lorenzo’s Oil, 1992) y en la animación con las dos emocionantes partes de Happy Feet (2006-2011), demostrando con casi setenta años que está tan en forma como tres décadas antes a la hora de zambullirse en una fantasía sci-fi absolutamente dantesca y frenética, narrándonos una pesadilla de huída, redención, amistad, fraternidad y coraje como escasas veces se han visto en los últimos años. Solamente se me ocurren los ejemplos de obras maestras de aventuras más o menos recientes como La princesa Mononoke (Mononoke-hime, Hayao Miyazaki, 1997), La casa de las dagas voladoras (Shi mian mai fu, Zhang Yimou, 2004), Kill Bill (Quentin Tarantino, 2003-2004), Avatar (James Cameron, 2009), y muy pocas más, capaces de rivalizar en intensidad, belleza y libertad, con la película de Miller.

El viaje del héroe

Algunos críticos señalaron al estreno de esta película, que adolecía de una historia demasiado simple, demasiado mínima. A saber: un grupo de supervivientes luchando por escapar en un camión de gran potencia de un ejército motorizado comandado por un tirano mefistofélico, en una interminable llanura de locura y desesperación. No puedo entender estos argumentos. De lo mismo se podría acusar, con idéntica estrechez de miras, a la insuperable Los siete samuráis (Shichinin no samurai, Akira Kurosawa, 1954): unos campesinos contratan a un grupo de samuráis para que les defiendan de los bandidos que les arruinan y les abocan a la más terrible de las miserias, los bandidos acuden al pueblo y luchan contra los bandidos, y esto es todo. Pero cada vez estoy más convencido de que muy pocos (críticos, espectadores, o incluso directores) han reflexionado, o quizás es que no le otorgan importancia, sobre el cine de aventuras.

furyroad2

Esta variación sobre el eterno Viaje del héroe no engaña a nadie, y aunque ha ganado el premio FIPRESCI (que otorgan los críticos internacionales a la mejor película vista en los festivales de todo el mundo vista durante todo el año, y ahora está nominada a los Globos de Oro en algunos premios importantes, y quizá la nominen a algunos Oscar dentro de pocos días), no se puede negar que es, ante todo, un gran espectáculo destinado a epatar (y nada en contra de ello…al menos por mi parte, ¡en realidad todo lo contrario!) al espectador, pero también es mucho más que un simple “blockbuster”, y de ahí mi admiración por ella. Es una feroz y clarividente visión del mundo, sin paños calientes y sin lugares comunes, retomando los hallazgos visuales y estilísticos de las anteriores películas, y llevándolos mucho más allá; potenciando la imagen y el sonido por encima de cualquier otra consideración, y proponiendo una aventura al límite en busca de lo más terrible, pero al mismo tiempo lo más honesto y sacrificado, del ser humano.

Decía Miller en una entrevista, que una película es como una sinfonía, en la que cada plano es una nota, y cada corte una variación. Exacto. Maestro de directores, ha comprendido que el cine es más que contar una historia, es componer la vida. No existe ni un solo plano en toda la película que no posea una pertinencia, y que no esté cortado respecto al siguiente con una intención. De ahí el carácter operístico, musical si se quiere, de esta maravilla de película, que nos narra la traición de Imperator Furiosa (magnífica Charlize Theron) intentando salvar del ominoso Inmortan Joe (el cacique, casi el Dios, de un pueblo que le alaba como si fuera una deidad) a su harén de jóvenes esposas, huyendo de la ciudadela en la que viven, y viéndose perseguida por los suyos y por otros guerreros del despiadado páramo, encontrando la única ayuda del solitario Max, que se irá revelando en identidad y en personalidad a medida que avanza el relato, librándose primero de la máscara que oculta parcialmente su rostro, y entregándose después a la causa de Furiosa. Max se gana su respeto, aunque al principio ella dude lógicamente de él, liberándose también de su soledad y su silencio, pues empieza casi gruñendo únicamente, como un animal enjaulado, para terminar relacionándose con otros seres humanos que, como él, buscan la redención, la libertad o el olvido.

Furiosa es en esta película una heroína de una grandeza y pasión aún más grandes que las de Max, en un relato intensamente feminista, en el que las mujeres son las únicas que merecen la pena, mientras que los hombres, la mayoría, son locos, estúpidos o psicópatas, y tanto Max como Nux, simplemente se unen a una aventura suicida, cada uno con sus valores o limitaciones. Todo esto fotografiado por el gran John Seale, al que Miller sacó de su semi-retiro y le dio la oportunidad de firmar esta gran imagen, y con la imponente y épica banda sonora de Junk XL, para deleite de los sentidos, entregados sin reservas a una persecución terrorífica, pero también a la revelación de que sólo con la aventura, con la entrega, el sacrificio, el ser humano es capaz de lo mejor de sí mismo.

imperator

Advertisements

6 thoughts on “Mad Max: Fury Road (2015), de George Miller

    1. Eso, Junkie XL. Lo puse bien en las etiquetas y mal en el texto, estoy atontao… No he visto Spectre. Y tampoco es que me haya dado por los blockbusters, simplemente películas de aventuras famosas de todos los tiempos.

      P.S.: El Bond de Craig es el mejor con diferencia.

      Abrazos, amigo.

      Like

  1. Muy buena reseña. Un solo fotograma de “Mad Max Fury Road” tiene más aventura y vitalidad que las dos horas y pico del tan traqueteado episodio VII. En Francia, donde ya de por sí su elección para la apertura de Cannes 2015 dio bastante de que hablar, los partidarios de Mad Max han llegado a aventurar la denominación de “blockbuster de autor” en sus análisis.

    Por otro lado, conociendo tus juicios previos sobre Casino Royale, Quantum of Solace y Skyfall, también espero que uno de estos días tengas el tiempo de valorar Spectre. Lo de Craig es una feliz coincidencia en la historia del ícono bondiano porque su jeta de granuja desesperanzado y melancólico, un poco a la Steve McQueen, acompaña de maravilla las historias y puestas en escena de cuatro películas que, la que más la que menos, han retratado con un sombrío pesimismo la incertidumbre y opresión actuales de occidente.

    Saludos.

    Like

    1. Sin duda, Daniel Craig tiene algo especial, y lo hemos visto en todas sus apariciones en pantalla. Algo oscuro, pero también humano, cinismo, pero también luz. Es uno de esos raros actores que no tienen que hacer nada, simplemente hacer acto de presencia, para que la cámara se enamore de ellos. Quizá como Steve McQueen, al que acertadamente nombras, y otros varios.

      Un saludo!

      Like

  2. Buenísima, pasará a la historia. Mad Max: Fury Road es una lección de cine, y la misma realiza un juego de regeneración dentro del propio arte que funciona a diferentes niveles. El elenco espectacular, no sé, pero las películas de Charlize Theron para mí se están convirtiendo en sinónimo de éxito, en fin. Retomando la película, debo decir que Mad Max no sólo recupera a uno de los mitos cinematográficos por excelencia de los ochenta, lo ajusta a las nuevas formas, y tiempos cambiantes, para abofetear sin compasión a la ameba que es hoy día el espectador. Por otro lado, la sangrienta ironía final, la de recuperar la esperanza a partir del orden reestablecido, acabando con la tiranía más cruel, aquí representada en el simple H2O, es toda una declaración de intenciones por parte de un cineasta que conoce perfectamente el lenguaje del cine, un arte destinada, como las demás, a ser la herencia del ser humano, a hablar de él.

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s